Contáctenos info@barunu.com
Cómo cuidar una planta de Aloe Vera o Sábila

Cómo cuidar una planta de Aloe Vera o Sábila

La planta de aloe vera es atractiva, fácil de plantar y cuidar, lo que la convierte en una excelente compañera de tu hogar. Las plantas de aloe vera también son útiles, ya que el gel (cristales) de sus hojas se pueden usar para múltiples condiciones generales y de tu piel. ¡Aquí te vamos a  explicar cómo cultivar y cuidar tu planta de aloe vera!

Planta de aloe vera

El aloe vera pertenece al género Aloe. La planta no tiene tallo o tiene un tallo muy corto con hojas gruesas, verdosas y carnosas que se extienden desde el tallo central de la planta. El margen de la hoja está aserrado con dientes pequeños.

Antes de comprar un Aloe, ten en cuenta que necesitarás una ubicación que ofrezca luz solar indirecta brillante. Sin embargo, la planta no aprecia la luz solar directa sostenida, ya que esto tiende a secarla demasiado y volver sus hojas amarillas.

Mantén la planta de aloe vera en una maceta cerca de la ventana de la cocina para uso periódico, pero evita que los rayos del sol la golpeen directamente.

Ten en cuenta: el gel de las hojas de aloe vera se puede usar por vía tópica, pero no debe ser ingerido sin antes ser procesado por personas o mascotas. Puede causar síntomas desagradables como náuseas o indigestión.

Plantando el aloe vera

Antes de plantar:

Donde colocar la planta de aloe vera
  • Es importante elegir el tipo correcto de maceta. Se recomienda una maceta hecha de terracota o un material poroso similar, ya que permitirá que el suelo se seque completamente entre riegos y también será lo suficientemente pesado como para evitar que la planta se vuelque. También se puede usar una maceta de plástico o esmaltada, aunque éstas retendrán más humedad.
  • Al elegir un contenedor, asegúrate de elegir uno que tenga al menos un orificio de drenaje en la parte inferior. Esta es la clave, ya que el orificio permitirá que se drene el exceso de agua. Selecciona un contenedor que sea ancho y profundo. Si tu planta de aloe vera tiene un tallo, elige un recipiente que sea lo suficientemente profundo como para plantar todo el tallo debajo del suelo.
  • Las plantas de aloe vera son suculentas (absorben gran cantidad de agua), así que usa una mezcla para macetas con buen drenaje, como las hechas para cactus. No utilices tierra. Una buena mezcla debe contener roca de lava, arena gruesa o las dos. Las plantas de aloe vera son resistentes, pero la falta de un drenaje adecuado puede causar pudrición y marchitez, que es fácilmente la causa más común de muerte de esta planta.
  • No es necesaria una capa de grava, bolas de arcilla o cualquier otro material de «drenaje» en el fondo de la maceta. Esto sólo ocupa un espacio que las raíces podrían estar utilizando. ¡Un agujero de drenaje es suficiente!
  • (Opcional) Para alentar a su aloe a que produzca nuevas raíces después de plantar, espolvoree el tallo de la planta con un polvo de hormona de enraizamiento. La hormona de enraizamiento se puede encontrar en un centro de jardinería local o en tiendas online.

Cómo plantar el aloe vera

Si tu planta de aloe se ha vuelto de piernas largas, se ha vuelto demasiado grande o simplemente necesita una actualización, es hora de replantarla. Así es como debes hacerlo:

  • Prepara tu nueva maceta: después de enjuagar rápidamente la nueva maceta y dejar que se seque completamente, coloca un pequeño trozo de pantalla sobre el orificio de drenaje; esto evitará que la tierra caiga en el fondo y permitirá que el agua drene correctamente. Una toalla de papel o periódico doblada también puede funcionar en caso de apuro, aunque estos se descompondrán con el tiempo.
  • Prepara tu planta: retira la planta de aloe vera de su maceta actual y limpia el exceso de suciedad de las raíces, teniendo cuidado de no dañarlas.
  • Si tu planta tiene crías, quítalas ahora.
  •  Si tu planta tiene un tallo largo y delgado que no cabe en la maceta, es posible cortar el tallo parcialmente. Ten en cuenta que esto es arriesgado y podría matar la planta. Para recortar el tallo: corta parte del tallo, dejando la mayor cantidad posible en la planta. Luego, toma la planta desnuda y colócala en un área cálida que reciba luz indirecta. En este punto, continúa con las instrucciones de trasplante.
  • Planta tu aloe vera: llena la maceta aproximadamente un tercio del camino con una mezcla para macetas con buen drenaje, luego coloca tu planta en el fondo. Continúa rellenando el suelo alrededor de la planta, teniendo en cuenta que debe dejar al menos 2 cm. de espacio entre la parte superior del relleno y el borde de la maceta. Las hojas inferiores de la planta de aloe también deben descansar justo por encima del relleno o del suelo. No regar después de plantar.
  • Ignora tu planta (temporalmente). Después de colocar el aloe en su nueva localización, no la riegues durante al menos una semana. Esto disminuirá la posibilidad de inducir pudrición y le dará tiempo a la planta para sacar nuevas raíces. Hasta que la planta parezca estar enraizada y feliz, mantenla en un lugar cálido que reciba luz brillante pero de forma indirecta.
Riego de la planta de aloe vera

Cómo cuidar tu planta de aloe vera

  • Colocar a la luz solar indirecta brillante. Una ventana occidental o meridional es ideal. El aloe vera que se mantiene con poca luz a menudo se vuelve de piernas largas. El aloe vera funciona mejor en temperaturas entre 13 y 27 ° C. Las temperaturas de la mayoría de las casas y apartamentos son ideales.
  • De mayo a septiembre, puedes llevar tu planta al aire libre sin ningún problema, pero si la noche es fría, tráela nuevamente al interior.
  • Riega tu planta de aloe vera profundamente, pero con poca frecuencia. Para desalentar la podredumbre, permite que el suelo se seque al menos 4-8 cm. de profundidad entre riegos. No dejes que tu planta se inunde en agua. Riega aproximadamente cada 3 semanas y aún más escasamente durante el invierno. Usa tu dedo para probar la sequedad antes de regarla. Si la mezcla para macetas permanece húmeda, las raíces de las plantas pueden comenzar a pudrirse.
  • Fertiliza con moderación (no más de una vez al mes), y sólo en la primavera y el verano con una fórmula equilibrada de plantas de interior mezclada a ½ concentración.
Cuidado de la planta de aloe vera

Cómo obtener una flor de tu aloe vera

Las plantas maduras de aloe vera ocasionalmente producen una espiga de flores altas, llamada inflorescencia, de la que aparecen docenas de flores tubulares amarillas o rojas. ¡Esto ciertamente agrega otro nivel de interés a la ya encantadora planta de aloe vera!

Desafortunadamente, una floración rara vez se puede lograr con aloes que se mantienen como plantas de interior, ya que la planta requiere condiciones casi ideales para producir flores: mucha luz, suficiente agua y el rango de temperatura adecuado. Debido a estos requisitos (principalmente iluminación), las flores de aloe generalmente solo se ven en plantas cultivadas al aire libre durante todo el año en climas cálidos.

Para darle a su aloe la mejor oportunidad de floración:

  • Proporcione la mayor cantidad de luz posible, especialmente durante la primavera y el verano. Los aloes se pueden mantener al aire libre a pleno sol durante el verano, cuando las temperaturas superan los 21 °C. Si las temperaturas nocturnas amenazan con caer por debajo de 16 °C), lleva el aloe adentro.
  • Nota: No muevas tu aloe desde adentro hasta el pleno sol de inmediato; necesita tiempo para adaptarse a la luz intensa o puede quemarse con el sol. Permite que se asiente a la sombra parcial durante aproximadamente una semana antes de moverlo a un lugar más brillante.
  • Asegúrate de que la planta reciba la cantidad correcta de agua, ¡suficiente para evitar que se seque por completo, pero no lo suficiente como para ahogarla! Si la planta se mantiene al aire libre, asegúrate de que las lluvias de verano no la empapen constantemente.
  • Dale a tu aloe vera un período de latencia adecuado en otoño e invierno. El aloe tiende a florecer a fines del invierno o principios de la primavera, por lo que darles un período de descanso consistente en un riego menos frecuente y temperaturas más frescas puede alentarlas a florecer.
  • No te sorprendas si todavía no florece. A pesar de nuestros mejores esfuerzos, las condiciones interiores no son ideales para la mayoría de las plantas de aloe vera, así que no te sorprendas si la tuya simplemente se niega a florecer.

Plagas y enfermedades

Plagas de la planta de aloe vera

Las plantas de aloe vera son más susceptibles a las plagas habituales de las plantas de interior, como las cochinillas y las escamas.

Las enfermedades comunes incluyen:

  • – Raíz podrida
  • -Pudrición suave
  • -Podredumbre por hongos
  • -Pudrición de la hoja
  • Evite regar en exceso para evitar que estas afecciones se desarrollen o empeoren.

Deja un comentario

Close Menu
×
×

Cart